Según han manifestado portavoces de EMC, las razones que les han llevado a hacerse con esta firma se deben a que ProActivity viene a cubrir dos piezas de las que carecían en Documentum. Como ha apuntado DeWalt, “el software de ProActivity complementará la solución de EMC Documentum BPM Suite y formará parte del Grupo de Software de la compañía”.

Así, gracias a esta incorporación, la nueva firma aportará las capacidades de análisis de los procesos de negocio de ProActivity 6.0, lo que permitirá a los usuarios analizar y optimizar los procesos. Asimismo, esta solución también añade capacidades de monitorización que permita a los usuarios profundizar en los procesos que ya han sido automatizados. Esta última característica es particularmente útil para los responsables de negocio para, por ejemplo, responder a las investigaciones de los clientes.

Desde EMC confían en que la integración definitiva del software de ProActivity en Documentum se produzca a mediados del próximo año, momento en el que EMC espera lanzar la actualización de su software.

La compra de ProActivity se produce después de que, a principios de este mes, EMC anunciara la adquisición de nLayers, firma que proporciona tecnología para ayudar a los usuarios a entender mejor y relacionar aplicaciones, servidores y dispositivos.

EMC no ha querido aportar más detalles sobre el impacto que tendrá esta nueva compra tendrá en sus resultados de este año ni el montante de la operación.