El comercio electrónico en España continúa creciendo. Así lo refleja el ONTSI (Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información) en su informe sobre el comercio electrónico B2C correspondiente a 2013 en el que asegura que la facturación de este sector alcanzó el año pasado los 14.600 millones de euros, un 18 por ciento más que en 2012.

El crecimiento del comercio electrónico se debe tanto al aumento del número de españoles internautas que compran por Internet como a la subida del importe medio. Así, y según el estudio, el año pasado compraron por Internet 17,2 millones de españoles, un 14 por ciento más que en 2012. Hace dos años el número de internautas que adquirieron algún producto o servicio por Internet se situó en los 15,2 millones. Esta cifra supone, además, que el 60,56 por ciento de los internautas españoles (28,4 millones o el 74 por ciento de los españoles mayores de 15 años) ya compra por Internet.  Un 14,9 por ciento compra de manera online todos los meses. El número de categorías compradas es de 3,7 y el de procesos de compra 10,51.

El estudio destaca que el perfil de comprador es el de un ciudadano de entre 25 y 49 años que reside en ciudades de más de 100.000 habitantes, que mayoritariamente compra desde su casa (92,3 por ciento) y que todavía paga con tarjeta de crédito o de débito. A pesar de que éste es la forma de pago mayoritaria, su uso desciende en 10 puntos, mientras que la utilización de plataformas de pago exclusivamente electrónico tipo PayPal crece en 13,5 puntos y se sitúa en el 28,4 por ciento del total de las transacciones.

El sector turismo continúa liderando el ranking de compras, siendo la compra de billetes de transporte y las reservas de alojamiento los servicios más adquiridos por los españoles.

Mención aparte para la movilidad. Por primera vez los internautas españoles prefieren comprar desde sus tablets o smartphones (4,4 por ciento) a comprar desde el trabajo.

La parte negativa la encarna el aumento de las incidencias en los procesos de compra. Así, un 11,1 por ciento de los internautas que han comprado por Internet tuvieron algún problema. Un 26,4 por ciento aseguró que había recibido un producto defectuoso, un 26,1 por ciento no había recibido el producto y un 11,6 por ciento que se había retrasado la entrega.

El ahorro de tiempo y la comodidad continúan siendo las razones principales por la que los usuarios compran por Internet, mientras que preferir ver el producto en persona y los gastos de envío son los motivos por los que algunos internautas son reacios a comprar a través de la Red.