La nueva herramienta de seguridad de Dell se enfoca en la protección de sistema de arranque de las máquinas, y garantiza la protección del interface de firmware de bajo nivel, estableciendo una capa de protección sobre el sistema operativo. Un ataque en el firmware podría llegar a comprometer la integridad de un dispositivo en el momento del arranque, causando fallos de funcionamiento y errores en los componentes hardware y software.

Últimamente, los hackers han mostrado un nivel de sofisticación superior en ataques acompañados de infecciones de malware perpetrados en el firmware, y la recuperación de un sistema tras un ataque de este tipo no se soluciona pasando un antivirus de última generación; generalmente requiere procedimientos de “limpieza” más extremos antes de realizar la carga del sistema operativo.

Conscientes de que un ataque a un firmware resulta difícil de arreglar, Dell ha optado por la prevención con  esta nueva herramienta,  que ofrece además un método alternativo: en el momento del arranque, la herramienta verifica el estado del firmware comparándolo con una copia idéntica del mismo que el sistema ha guardado en la nube, pudiendo verificar de esta manera y notificar al usuario o administrador TI la existencia de alguna inconsistencia en el sistema. Y esto es solo el comienzo; la compañía está trabajando en el desarrollo de una característica a través de la cual un firmware que hubiese sido ‘hackeado’ podría autorreparase.