Dell ha presentado una demanda contra Sharp, Hitachi y Toshiba, así como a otras dos compañías alegando que han fijado los precios de las pantallas LCD.

Las otras dos compañías taiwanesas son Seiko Epson y HannStar, también mencionadas en la demanda interpuesta por Dell, la cual ha sido presentada en el Tribunal de Estados Unidos del distrito de San Francisco.

Según destaca un portavoz de la compañía, Dell no ha determinado todavía el nivel de daños producido y lo que busca con la demanda. Mientras tanto, Sharp e Hitachi han admitido que son conscientes de la demanda en curso, pero han declinado hacer declaración alguna al respecto. En lo que respecta a Toshiba y Seiko Epson, se encuentran efectuando controles sobre dicha cuestión. Diferentes medios han intentado contactar con HannStar pero la compañía ha emitido cualquier comunicado y declaraciones al respecto.

Y es que varios informes de diferentes consultoras han confirmado que la producción de pantallas LCD alcanzó en enero su nivel más alto desde el pico de producción conseguido en el año 2008, lo que podría significar un claro indicio de la recuperación del sector tecnológico, puesto que las previsiones para los próximos meses son aún más positivas.

En cuanto al tipo de monitores que más se está fabricando, la fuerte demanda de paneles LCD para televisores de entre 19 y 24 pulgadas está afectando al suministro de pantallas similares para ordenadores, lo que puede provocar un aumento del precio de estos paneles y un escaso abastecimiento. Tradicionalmente, muchas empresas doblaban sus pedidos antes de que se produjeran estos aumentos de precio. Sin embargo, esta mayor producción sin un incremento de la demanda final puede provocar altosniveles de inventario tanto en los fabricantes como en su canal de distribución.