Tradicionalmente los fabricantes de software empresarial han puesto precio a sus soluciones basándose en el procesador. Sin embargo, ahora, con la llegada de procesadores para servidores que incluyen dos núcleos, y la próxima llegada de los que incorporarán cuatro, ocho y dieciséis núcleos, puede que cambe todo este panorama de precios en el mercado del software.

Según apuntan algunos analistas, esto provocará que los fabricantes de software no facturen tanto dinero si el software continúa teniendo su precio tradicionalmente.

Para compensarlo, IBM ha anunciado que comenzará a establecer precios de software basándose en el criterio de la rapidez, y no del número de núcleos, de los procesadores. Para ello, la compañía ha desarrollado un esquema para mostrar cómo tasará el software para los diferentes procesadores.

Como base para este modelo, IBM ha creado una nueva licencia de precios que tasa la denominada “unidad de valor del procesador”. IBM fijará el precio del software utilizando este esquema comenzando con el lanzamiento del próximo procesador Xeon para servidores de Intel con cuatro núcleos, previsiblemente a finales de este año.

En esta misma línea, Oracle ya desveló el pasado año su plan de precio para los procesadores multinúcleo. Microsoft, sin embargo, aún no ha puesto sus miras en este sentido y fuentes de la compañía han apuntado que continuarán aplicando precios por procesador para software, no por núcleo o basándose en un método basado en el rendimiento.

Julie Giera, analista de Forrester, señala que, de cara a los próximos meses, a medida que el precio del software continúa siendo “fluido”, espera ver no sólo una confusión sino también una frustración entre los clientes como consecuencia del creciente predominio de los servidores de dos o más núcleos. De esta forma, “los CIO deberán tener en cuenta la verificación de los fabricantes de los proyectos existentes, especialmente aquellos que hacen referencia a consolidación de servidores”, advierte Giera.

Así, a medida que el cambio de precios comience a tener efecto, los responsables de TI deberían empezar nuevos proyectos de consolidación con cuidado. De acuerdo con esta analista de Forrester, “los proyectos de consolidación de servidores que hace seis meses podrían haber generado unos ahorros de entre el 20 y el 25 por ciento, podrían no proporcionar los mismos ahorros de cara a los próximos doce meses”. Además, Giera señala que otra estrategia es que más CIO querrán considerar utilizando el software basado en código abierto como una alternativa al software comercial durante el periodo de transición.