Llevar una videocámara cuando se practican ciertos deportes, puede ser un deporte de riesgo en si mismo. De riesgo para la cámara. Para estos casos Oregon Scientific nos propone un modelo resistente a golpes, sumergible hasta 3 metros y que está diseñada para poder fijarse a un casco, un manillar u otro equipamiento deportivo.

La ATC-2K permite la grabación con calidad VGA (640x480) a 30 fps e integra 32 MB de memoria que pueden ampliarse con tarjetas SD de hasta 2 GB. Cuenta con una conexión USB para descargar los datos al ordenador y una salida de TV para reproducir directamente. Cuesta 119 euros.