La compañía ha introducido mejoras en su familia de impresoras láser monocromo, que dirige al mercado doméstico y a las PYMES, en concreto en sus modelos de impresoras HL-L2300D,  HL-L2340DW , HL-L2360DN y HL-L2365DW, y en los equipos multifunción DCP-L2500D, DCP-L2520DW, DCP-L2540DN (sin fax) y MFC-L2700DW, MFC-L2720DW, MFC-L2740DW (con fax).

Los nuevos equipos incluyen funcionalidades relacionadas con la facilidad de uso, incremento de la productividad y el ahorro, y mejoras de conectividad. Por ejemplo, dos de ellos son equipos multifunción con pantalla LCD de 6,8cm táctil, que permiten un uso más rápido e intuitivo y crear accesos directos a las funciones más utilizadas.

La sencillez en el uso alcanza también a sus funciones avanzadas de copia, como por ejemplo la función de copia fácil de DNI; de escáner, con la opción de salto de página en blanco y de impresión, o el modo silencioso que permite seguir trabajando a cualquier hora del día o de la noche en algunos de los modelos.

En cuanto a productividad y ahorro, son equipos que imprimen la primera página en menos de 8,5 segundos, todos los modelos con la impresión de doble cara automática y en modo de apagado sólo consumen 0,08W.

El tercer flanco es la conectividad. Varios de los equipos cuentan con conexión WiFi y ofrecen la posibilidad de impresión desde un smartphone o tablet a través de la App Brother iPrint&Scan, AirPrint o Google Cloud Print. Su conexión con cualquier dispositivo es muy ágil y sencilla gracias a Wi-Fi Direct. Además, cuentan con acceso a servicios de Brother para entornos de oficina como Web Connect y Brother Apps.

Los precios de venta recomendados oscilan entre los 75 y 85 euros las impresoras convencionales y entre 130 y 133 euros para los equipos multifunción.