A la espera de que la compañía haga públicas de forma oficial sus cifras, las ventas de AMD han sido, en el segundo trimestre de este año, alrededor de un 9 por ciento menores de lo que tenían previsto, cifradas en 1.215 millones de dólares. Sin embargo, desde el fabricante ya esperaban que las ventas de estos meses fueran algo más bajas que las del primer trimestre debido a la lenta evolución que normalmente se produce en el mercado de los PC en el segundo trimestre.

Por tanto, esta revisión de las ventas no ha sido del todo inesperada y, de hecho, ya había signos que la anunciaban como, por ejemplo, las reducciones de precio que el principal competidor de AMD, Intel, ha realizado en los últimos meses.

Además, los fabricantes de componentes y analistas de origen taiwanés, esperan que Intel proceda a una fuerte reducción de sus precios a lo largo de este mes de julio, lo cual sería el principio de una guerra de precios con AMD. El microprocesador es una de las partes más costosas de un PC, por lo que la reducción de precios podría tener un gran impacto en el coste total del equipo.

A pesar de este descenso en las ventas, AMD ha obtenido buenos resultados en lo que a las ventas de procesadores Opteron se refiere a lo largo de este segundo trimestre. Esta nota optimista se debe gracias a la fuerte demanda de chips para servidores y estaciones de trabajo. Esto es especialmente significativo, ya que se produce después de que Dell anunciara que espera empezar a utilizar procesadores Opteron en la gama alta de sus servidores con multiprocesador a finales de este año.

Los resultados correspondientes al segundo año fiscal de AMD, que finalizaron el pasado día 2, se darán a conocer de forma oficial el próximo 20 de julio.