A pesar de que la creciente demanda de chips para los procesadores Opteron para servidores ha permitido a AMD registrar importantes ganancias en su segundo trimestre fiscal, lo cierto es que la firma no ha conseguido alcanzar sus perspectivas financieras.

Según los datos aportados por el fabricante, en su segundo trimestre fiscal ha obtenido unos beneficios de 89 millones de dólares, lo que incurre en unas ganancias de 0,18 dólares por acción. Sin embargo, esto se traduce en unos beneficios inferiores a los esperados que se situaban, según la firma de analistas Thomson Financial, en 1.250 millones de dólares, es decir, 0,22 dólares por acción.

Así, los ingresos operativos han ascendido a 1.220 millones de dólares y, según fuentes de AMD, las ventas procedentes de sus chips para servidores Opteron han crecido en estos últimos tres meses un 53 por ciento, con lo que las ventas de estos chips han crecido un 141 por ciento respecto al año anterior.

Ante estos resultados, el responsable financiero de AMD, Robert Rivet, ha manifestado que “vamos por el buen camino para alcanzar nuestro reto de conseguir un 30 por ciento de la cuota de mercado de servidores”.

De acuerdo con la consultora IDC, en el primer trimestre de este año, AMD disponía de una cuota de mercado de un 22,9 por ciento, frente al 76,8 por ciento de Intel. El 0,3 restante corresponde a los procesadores G5 de IBM. Según el analista de esta firma, Shane Rau, “el mercado llevaba tiempo esperando un segundo proveedor que podría beneficiarse de un 10 por ciento solo por proporcionar un producto que compite en precio. Pero, si añades mayor rendimiento y mejores características, puedes llegar a obtener una cuota adicional, lo cual creo que es lo que estamos viendo con AMD”.

Sin embargo, esta bajada en los resultados de AMD no ha sorprendido al mercado bursátil de Wall Street ya que el pasado 6 de julio, la compañía hizo público un comunicado en el que anunciaba que sus resultados serían alrededor de un 9 por ciento inferiores a los previstos. Según los responsables de la firma, las bajas ventas en los chips para equipos de sobremesa Athlon 64 X2 y los Turion 64 X2 para portátiles, serían la principal causa de este descenso en sus ingresos.