Con esta ampliación, el centro de producción de microprocesadores, que pasará a denominarse Fab 38, AMD da un paso más incrementando las capacidades de producción. Así, la firma irá reduciendo la fabricación de los procesadores de 200 milímetros a partir de la segunda mitad de 2007 para, a finales de ese año, ya disponer de las obleas de 300 milímetros, lo que permitirá aumentar en más del doble el número de procesadores que caben en una oblea.

Desde el fabricante, han expresado su deseo de que Fab 38 alcance su capacidad total de producción a finales de 2008. Tal y como ha manifestado Héctor Ruiz, presidente del consejo y director ejecutivo de AMD, “estamos siguiendo un camino de inversión dinámica y ampliando nuestras instalaciones de fabricación para satisfacer de manera inteligente las crecientes necesidades del clientes”.

Según fuentes de AMD, la mayor parte de estos 2.500 millones de dólares se destinarán al equipamiento de las nuevas instalaciones así como a la construcción de una nueva sala esterilizada para realizar las denominadas Pruebas de fábrica, una de las fases finales del proceso en el que se preparan las obleas para su embalaje.

Con estos cambios, AMD estima que la fábrica alcance una capacidad de 45.000 obleas de 300 milímetros a finales de 2008.