El presidente de Acer ha explicado que las soluciones de la compañía ajustarán los precios al máximo para el avance del mercado pero sin desarrollar nuevos productos de bajo coste específicos para determinados mercados, ya que es un esfuerzo que puede afectar directamente a los resultados de las compañías. “Las iniciativas como el portátil XO del proyecto OLPC (One Laptop Per Child) son complejas porque dependen de la política de cada gobierno y no de organizaciones no gubernamentales, con lo que se producen situaciones poco favorables para su implantación y distribución”, arguye Wang.

Algunos fabricantes de PC han anunciado planes para desarrollar ordenadores de muy bajo coste para los países en desarrollo incluyendo máquinas diseñadas en base a la iniciativa de Intel del PC ClassMate. Esta plataforma incorpora características especiales de hardware y software diseñadas para su uso diario por estudiantes, soportando las necesidades básicas de enseñanza y aprendizaje interactivo.

Las declaraciones del presidente de Acer tienen su importancia a raíz de que la compañía taiwanesa Asustek anunciara días atrás que, a lo largo de este año, lanzará una serie de ordenadores de muy bajo coste, sin llegar a confirmar que dichas configuraciones estarán basadas en la plataforma PC ClassMate de Intel.

Los proyectos OLPC y ClassMate unieron sus fuerzas para asegurar a los niños desfavorecidos de todo el mundo el que puedan tener acceso a la informática con el fin de aprender cómo el software, internet y las comunicaciones pueden beneficiar su economía, encontrar perspectivas de trabajo, y acabar con la brecha digital existente entre los países más desfavorecidos.

El proyecto sigue adelante y, en este sentido, Nicholas Negroponte, el fundador y máximo responsable del proyecto OLPC, afirmaba recientemente que los desarrolladores del proyecto han trabajado junto con Microsoft para asegurar que dichos ordenadores también soporten Windows. Por lo tanto, no es de extrañar que se haya llegado al punto de que una versión de Windows pueda ser ejecutada en alguna de estas máquinas junto con aplicaciones de ofimática, y más teniendo en cuenta que la compañía de Redmond está cada día más interesada en los llamados “mercados emergentes”.