Un estudio realizado recientemente por la firma danesa AM ha sacado a la luz que un teclado de oficina puede llegar a contener más de 500 bacterias por cm2. Para evitar las enfermedades que pueden derivar de esta suciedad acumulada, AM y los diseñadores daneses Klaus Jensen y Henrik Holbaek han creado OneClean Keyboard, un producto que incluye dos herramientas para limpiar los teclados: un mini dispensador y una esponja desincrustadora. El dispensador cuenta con una capacidad de 30 ml y está provisto de un líquido basado en alcohol IPA capaz de eliminar, junto a una serie de sustancias activas, las bacterias, así como disolver la grasa y la suciedad.

La esponja cuenta con dos caras diferentes e intercambiables. Una de ellas arrastra la suciedad de las teclas propias de los teclados de los portátiles, que están menos hundidas y más juntas que las tradicionales. La otra actúa en las teclas de membrana de los PCs de sobremesa, que poseen un recorrido y un fondo mayor.

OneClean Keyboard, herramienta fabricada en aluminio eloxado, es distribuido en España por Millenium Media y tiene un precio de 14,90 euros.