Conciliar vida laboral y familiar es posible. O al menos así lo piensa el 74 por ciento de los trabajadores españoles que cree firmemente que sus empresas están a favor de facilitar a sus empleados la posibilidad de trabajar fuera de la oficina, según datos revelados por el último estudio de Regus, que ha realizado un estudio global en el que han participado 44.000 trabajadores.

Aunque según el Instituto Nacional de Estadística sólo el 22 por ciento de las empresas cuenta ya con programas de teletrabajo, este estudio revela que dos tercios de los trabajadores españoles (el 66 por ciento) opina que las empresas de su sector han hecho movimientos en favor del teletrabajo para atraer y retener a los mejores talentos.

Además, el 82 por ciento de los españoles encuestados cree que se deberían utilizar sistemas tecnológicos para medir y registrar la productividad del trabajador, y una gran mayoría, el 89 por ciento, piensa que los trabajadores en remoto deben ser medidos y recompensados más por los resultados obtenidosque simplemente por el tiempo dedicado a trabajar.

Por otro lado, la comunicación con su responsable sigue siendo de vital importancia para los trabajadores. El 84 por ciento indica que el responsable debería hablar con su equipo remoto varias veces a la semana, y el 86 por ciento aboga por reuniones cara a cara al menos una vez al mes. Pero no todo queda del lado del trabajador, ya que los responsables deben recibir formación para ser capaces de gestionar equipos remotos de forma óptima, según el 65 por ciento de los empleados.