Diez años después de su lanzamiento, el 12 de abril de 2016 llegan el fin del soporte extendido a SQL Server 2005, así en menos de seis meses no recibirá actualizaciones.

Por eso, Microsoft anima a los usuarios de esta plataforma de datos a que migren a la última versión, SQL Server 2014, para disponer de los últimos avances tecnológicos en la gestión de la información. Según explica la firma, en un comunicado, “desde que SQL Server 2005 vio la luz, las necesidades tecnológicas de las empresas han cambiado drásticamente. La gestión de la información se ha convertido cada vez más en una piedra angular para las empresas, ya que repercute de forma directa en el nivel de servicio prestado a los clientes”.

Microsoft alerta también de que seguir utilizando SQL Server 2005 a partir de esa fecha puede significar para las empresas correr el riesgo de sufrir interrupciones en su actividad, ver su seguridad comprometida y arriesgarse a incumplir la normativa vigente en términos de protección de datos, con las consecuencias que ello puede ocasionar.