Se trata de un equipo de alta movilidad, ergonómico y robusto que puede ser usado de cinco formas diferentes: portátil; tableta (con la pantalla desmontada o plegada sobre el teclado); presentación (girada 180º) y en modo tienda de campaña. El equipo integra un avanzado sistema de anclaje y desanclaje de la pantalla que permite realizar esta operación con una sola mano y, sea cual sea el formato elegido por el usuario, proporciona el mismo rendimiento y la misma potencia informática.

Además de ser táctil, la pantalla integra tecnología de reconocimiento de escritura a mano. Así, mediante el uso de un lápiz óptico desarrollado por Wacon, se pueden tomar notas de manera sencilla y digitalizarlas. Este lápiz, que se vende por separado como opción, detecta 2048 puntos de presión y cumple con la estricta normativa AES.

El equipo pesa 1,3 kg y tiene 2 cm de grosoren modo portátil, y 700 gramos y 8 mm como tableta. La autonomía de su batería es de 17 horas y su teclado retroiluminado con Accupoint permite trabajar incluso en malas condiciones de luz. Incluye además chip TPM y bloqueo de seguridad Kensington.

Si se utiliza como portátil, no necesita ningún adaptador especial para conectar otros equipos o periféricos básicos. Tiene una completa colección de puertos y salidas en formato estándar: HDMI y RGB, USB 3.0, Micro SD, Ethernet y entrada de corriente. En su modo tableta, es un dispositivo de altas prestaciones, con pantalla Full HD IPS de 12,5 pulgadas, soporte multitáctil, y tecnología de reconocimiento y digitalización de la escritura a mano.

Se comercializa en dos modelos: Portégé Z20t-B-102, cuyo precio es 1.572 euros con IVA, y Portégé Z20t-B-103, con un coste de 1.814 euros.