Zoom ha sido uno de los grandes beneficiados de la pandemia del coronavirus, y no solo porque su servicio de videoconferencia ha logrado unos niveles de popularidad históricos, sino también porque esto se ha traducido en un aumento de sus ingresos. 

La compañía de software ha hecho públicos sus ingresos para el segundo trimestre, que terminó el pasado 31 de julio de 2020. Estos han subido a 663,5 millones de dólares (553,6 millones de euros). Supone una mejora del 355 % respecto al mismo periodo del año pasado, cuando ingresaron 145,8 millones de dólares (121,6 millones de euros).

Entre otros datos, la compañía ha compartido que en la actualidad cuenta con aproximadamente 370.200 clientes con más de 10 empleados, una cifra que ha incrementado en un 458 % respecto al mismo trimestre fiscal respecto al año anterior. 

Según The Verge, durante una llamada con analistas, la directorfinanciera Kelly Steckelberg aseguró que las suscripciones de nuevos clientes conformaron el 81 % del aumento de los ingresos del segundo trimestre. 

En sus cálculos de los ingresos totales del año fiscal de 2021, Zoom prevé que estos se situarán entre los 2.370 millones y los 2.390 millones de dólares (entre 1.977 millones y 1.994 millones de euros). 

Estas cifras tienen en cuenta que la compañía espera que algunos clientes abandonen la plataforma y otros se suscriban por primera vez, aunque Steckelberg ha reconocido que esta tasa de cancelación ha sido inferior a la esperada en el segundo trimestre. 

Zoom se ha convertido en un software de videoconferencias importantísimo, después de que su popularidad subiera por las nubes con la llegada del confinamiento debido al coronavirus. De hecho, ha superado a otros como Skype o Google Hangouts. 

Su gran atractivo es que ofrece muchas prestaciones útiles (aunque quizás quieras conocer cómo traspasar el límite de 40 minutos) y el hecho de que puedes ver la cara de todos los participantes si te unes a través de un ordenador.