Pese a las leyes que prohíben el uso de terminales móviles mientras se conduce, lo cierto es que uno de cada cuatro usuarios reconoce que envía mensajes (bien SMS, bien de correo electrónico) con su móvil mientras está al volante, según un estudio realizado entre 5.000 personas de Estados Unidos.

El estudio, realizado por la firma de investigación Toluna y denominado The Vlingo Consumer Mobile Messaging Habits Report, concluye que el 26 por ciento de los usuarios móviles emplean las opciones de texto y mensajería de sus teléfonos mientras cuando están conduciendo.

Entre los estadounidenses, los conductores de Tennessee son los más “infractores”, ya que un 42 por ciento admite hacer estas prácticas. New Jersey, Alabama, Idaho y Oklahoma son otros estados cuyos resultados están por encima de la media.

El estudio también constata que son los más jóvenes los que más infringen las leyes: 6 de cada 10 consumidores de entre 16 y 19 años admite mandar mensajes cuando conduce. Un porcentaje que se reduce hasta el 13 por ciento cuando los usuarios rondan los 50 años.

Pese a todo, el 83 por ciento está de acuerdo en que se considere una infracción utilizar el móvil al volante, aunque para un 7 por ciento debería ser tan legal como fumarse un cigarrillo o cambiar la emisora de radio.