Los investigadores del Instituto Fraunhofer esperan poder proporcionar jurídicamente archivos vinculantes a cada contrato de empresa, así como ponerse de acuerdo sobre los contratos por teléfono. De esta forma, las compañías de seguros y los bancos podrían formalizar acuerdos con los clientes sin que surjan demoras por el típico papeleo.

El problema con la grabación de estas conversaciones en general es que no se puede garantizarque una llamada haya podido ser manipulada, destaca el investigador principal Rachird El Khayari. También puntualiza que “si algún asunto llega a los tribunales y cualquiera de las parte se basa en una conversación de VoIP que ha sido archivada, tienes que ser capaz de hacer ver al tribunal que la conversación no ha sido alterada, así como que nada haya sido eliminado o añadido”.

Suponiendo que las personas que llaman están de acuerdo en el uso del sistema, el software divide las llamadas telefónicas en los intervalos y la señal de los paquetes de datos transmitidos con los metadatos correspondientes, incluyendo una marca que hace de señal en diferentes instantes del tiempo.

Esta combinación hace que toda la información más importante relacionada con una llamada almacenada sea presentada de forma indivisible. Cualquier cambio que intente ser realizado en la conversación grabada será detectable, sin importar cuando el cambio haya sido realizado.

Los investigadores afirman que el sistema, llamado VoIPS, es adecuado para todas las situaciones que puedan darse entre empresas, administraciones públicas, bancos, o compañías de seguros, con el fin de garantizar la seguridad jurídica, frente a determinados sistemas actuales que pueden derivarse en falsificación de pruebas.

Khayari indica como jefe de proyecto, que el sistema VoIPS comenzó a desarrollarse como proyecto interno, pero pronto estará disponible para el resto del mundo tras alcanzar un acuerdo con el socio que llevará a cabo la comercialización Artec IT Solutions.