“Este año ha sido muy especial en Toshiba España”, aseguraba Alberto Ruano, director general de Toshiba en nuestro país, durante la celebración de la comida anual con la prensa especializada. En este sentido, Ruano afirmaba que la compañía finalizará su año fiscal (31 de marzo de 2008) con aproximadamente 316.000 portátiles vendidos, cifra que ascenderá hasta los 470.000 si unimos también las ventas de Portugal. En facturación, las expectativas pasan por lograr entre 350 y 360 millones de euros hasta el 31 de marzo.

Estas ventas implicarían un crecimiento de dos dígitos con respecto a 2006, crecimiento que, además, de acuerdo con Alberto Ruano, es especialmente destacable en el segmento profesional, “ya que los mayores incrementos del mercado están teniendo lugar en el área de consumo”.

Asimismo, el máximo responsable del fabricante en nuestro país, recalcaba la buena posición de Toshiba en las Administraciones Públicas, “donde somos líderes tanto en volumen de proyectos como en facturación”. Así, destacaba especialmente un acuerdo con la Junta de Andalucía que ha supuesto la venta a este organismo de 26.000 portátiles.

Por lo que se refiere a otro de los negocios de Toshiba en España, los televisores, Alberto Ruano señalaba que “es una situación complicada porque no tenemos el mismo posicionamiento en consumo en cuanto a marca. En este área hemos crecido un 38 por ciento en las ventas, pero en facturación hemos decrecido porque los precios medios bajan y la competencia es muy dura”.