El respeto al medio ambiente ha de ser algo más que una moda. Así al menos lo considera Pablo Romero, director de marketing de Toshiba, quien, durante la presentación de la política medioambiental de la compañía y sus resultados, augura que, quien no tenga una filosofía clara en este terreno, estará fuera del mercado en 2015.

Así, Toshiba también defiende que, aunque es difícil cuantificar en euros cuánto representa esta política verde, todos sus presupuestos en I+D están condicionados por la filosofía verde.

Romero identifica como cinco los puntos clave que ha de tener cualquier política medioambiental de cualquier empresa: que forme parte de la visión a corto, medio y largo plazo, que esté integrada en el plan estratégico, que se aun objetivo prioritario para todas las divisiones, que tenga un seguimiento continuo y que esté auditado por compañías externas.

En este sentido, Romero también presentaba los resultados de un informe, denominado Piensaenclima, realizado por la ONG Ecología y Desarrollo. Un estudio realizado a finales de 2008, que cuenta con el respaldo del Ministerio de Medio Ambiente, y con el que se analiza el éxito y el respeto a la naturaleza por parte de las compañías en nuestro país en cinco sectores diferentes. En uno de ellos, el de ordenadores y portátiles, aparece precisamente Toshiba como la compañía mejor valorada. Uno de los objetivos de este informe, de carácter anual, es concienciar a los usuarios sobre la importancia de adquirir productos respetuosos con el medio ambiente.