Además, gracias a la tecnología PoE, los dispositivos de red pueden funcionar sin necesidad de contar con una fuente de energía separada, por lo que pueden ser colocados en cualquier lugar.

En este sentido, desde el fabricante señalaban que eliminando la necesidad de adaptadores principales y cables, PoE permite a las empresas hacer mejor uso de sus redes. Asimismo, “la llegada de dispositivos de gama de entrada como el 1008P hace que el coste sea más eficiente tanto para las grandes empresas como para las PYMES”.

Andrew Mulholland, director de marketing de D-Link en el Reino Unido, apuntaba además que “el DES1008P es muy silencioso y muy sencillo de instalar”, destacando que “proporciona autonegociación para la velocidad de enlace con otros conmutadores”.