Hace unos años, pocos eran los que pagaban por los servicios y programas de software que habitualmente utilizaban. Salvo que comprases una licencia perpetua de un programa concreto, pocos eran los que se suscribían a servicios de pago anuales o mensuales. 

Ahora, todo ha cambiado y la proliferación de servicios de música y vídeo en streaming han oficializado el hecho que, si quieres algo a cambio de calidad con funciones mejoradas, debes pagar por ello. 

El listón de la privacidad y la seguridad ha subido bastante y la mayoría de las personas y empresas han abandonado el modelo de licencias de software únicas en favor de las suscripciones de pago que te permiten acceder a nuevas versiones sin grandes desembolsos (al menos iniciales).

Reunir un buen puñado de programas por los que tener que pagar no es nada difícil. Realmente lo complicado es saber detectar cuáles son los más relevantes para tu día a día y trabajos que puedas desempeñar con el fin de pagar solo por aquellos que es necesario. 

De hecho, la buena noticia es que no tienes por qué desembolsar dinero para todo. Algunas opciones gratuitas cubren lo que en ocasiones puedes llegar a necesitar. El truco es saber cuándo escatimar y cuándo derrochar, así como estar en alerta ante la llegada de ofertas. 

Con esta guía que hemos preparado, te ayudaremos a comprender en qué áreas y programas debes invertir sin dudarlo un instante, y en cuáles puedes llegar a ahorrarte algo de dinero. 

Como nota final, aclarar que no entraremos en suscripciones de entretenimiento del tipo Netflix, Spotify o plataformas de juegos. Eso nos daría para otro gran artículo aparte, además de que es algo más personal y que puede estar asociado a las preferencias y gustos de cada uno. 

Correo electrónico

Hay tanta gente que usa un servicio de correo electrónico gratuito que probablemente te estés preguntando quién se molesta en pagar un plan adicional. Sin embargo, tu cuenta típica de Gmail o Outlook.com todavía tiene un precio. 

No solo tienes que soportar los anuncios, sino que además debes saber que ambas recopilan datos sobre ti y sobre el uso que haces de la tecnología, así como las búsquedas que hagas con tu navegador web. 

Pagar por gestores de correo electrónico evita que seas el producto y, según el servicio elegido, también proporciona protocolos de seguridad y opciones de cifrado más sólidos. También obtienes una gama más amplia de características únicas, como soporte para dominios personalizados y correo electrónico enmascarado.

Correo Gmail

Pero la pregunta es: ¿necesitas un programa de correo electrónico de pago? Después de todo, algunas personas no pueden ver el lado negativo de los anuncios, o el hecho de que se registren sus hábitos y comportamientos en la red. 

Es una elección personal, pero, en última instancia, se reduce a cuánto control deseas dejar abierto a tu perfil. Valora la frecuencia con la que usas tu correo, la cantidad de mails que conservas, las funciones que realizas y tus preferencias en cuanto a privacidad y seguridad. 

Hay planes gratuitos con mayor privacidad y seguridad en servicios como Proton o Tutanota, aunque en su contra hay que decir que presentan un límite de almacenamiento de 1 GB. Puedes encontrar ofertas desde 1 € al mes si te interesa esta opción. 

Los servicios de pago con todas sus herramientas pueden llegar a costar al año 40-50 €, con soporte de dominio personalizado, alias de correo electrónico adicionales y almacenamiento extra de hasta 15 GB con gestión de calendarios. 

Antivirus

Los programas antivirus gratuitos pueden llegar a funcionar muy bien; de hecho, somos fanáticos de herramientas como Windows Defender, que hace un excelente trabajo en la protección más básica de ordenadores con Windows. 

Pero los programas antivirus de pago tienen un propósito más amplio, y las mejoras de características que obtienes (escaneados programados, control parental, protección contra phishing y ransomware, y mucho más), hacen que merezcan la pena. 

Programas antivirus

Son especialmente útiles en aquellos casos en los que tienes hábitos de navegación web con cierto riesgo, como pueda ser la visita de páginas no lícitas o las descargas de cosas de sitios no reconocidos. 

Por cierto, el riesgo no está relacionado con los conocimientos avanzados que puedas tener en tecnología. Puede que sepas mucho sobre ordenadores y aun así participar en actividades que pueden aumentar el riesgo de exposición a virus y malware

Tal vez visites a menudo páginas web fuera de lo común, o tengas un trabajo que implica el manejo de una gran cantidad de correos electrónicos con archivos adjuntos o enlaces. O tienes un pariente que constantemente te pide que revises sitios, enlaces y archivos. 

El software de pago puede ayudar a añadir una capa adicional de seguridad para cuando visites accidentalmente el sitio equivocado o descargues y abras algo que no deberías tener. (Sí, las máquinas virtuales también ayudan con esto, pero eso es otro cantar). 

Si todo lo que haces es revisar tu correo electrónico y visitar sitios con prestigio como Amazon y Facebook, con el bloqueo de anuncios activado probablemente sea suficiente con el software antivirus gratuito. 

Pero si sabes que podrías quedar expuesto a otras amenazas, el software de pago es una mejor opción para cubrir todos tus aspectos de la vida digital, independientemente del dispositivo que estés utilizando. 

Servicio VPN

Son muchos los usuarios que no usan una VPN, pero aquellos que lo hacen normalmente, aprecian enormemente la privacidad, seguridad y velocidad. Como resultado, vemos que es difícil encontrar una VPN gratuita que pueda competir con los servicios VPN de pago.

Con la velocidad en particular, verás una disparidad notable al comparar ambas modalidades. Los servicios de pago les dan mil vueltas a los gratuitos. También tienen muchos más servidores en todo el mundo, lo que es importante si usas una VPN para eludir la segmentación geográfica o cuando viajas y necesitas un servidor local. 

Servicio VPN

Los servicios de pago también impiden que terceras compañías puedan recopilar información sobre ti (por ejemplo, un correo electrónico) o, lo que es peor, los hábitos de navegación en la red. 

Este es uno de los pocos servicios en los que es mejor pagar que usar una modalidad gratuita, debido a que además el ancho de banda que permiten manejar los gratuitos es muy limitado y siempre estarás supeditado a un máximo diario con funcionalidad limitada. 

Es posible ahorrar algo de dinero esperando ofertas (programar tu renovación anual en torno a las fechas del Black Friday suele ser una buena estrategia) o encontrar un plan que ofrezca un descuento combinado con otros servicios que usas. 

Gestor de contraseñas

En el caso de los administradores de contraseñas, un buen servicio o aplicación gratis cubrirá los aspectos más fundamentales, protegiendo tu cuenta con una contraseña principal segura y autenticación de doble factor.

También es posible que te incluya protección a extensiones de navegador y a aplicaciones con un código PIN o contraseña. Con esta modalidad, podrás generar fácilmente contraseñas únicas y seguras para autocompletarlas cada vez que inicies sesión.

Gestor de contraseñas

Entonces, ¿por qué deberías pagar por un gestor de contraseñas? Los planes de pago ofrecen características muy valiosas, como opciones para compartir, métodos más sofisticados de autenticación de doble factor y características especializadas, como ocultar contraseñas mientras viajas. 

Piensa en ello como la diferencia entre un hotel de cuatro estrellas y otro de dos estrellas: el último suele ser más que adecuado para un viaje rápido de trabajo, mientras que el primero puede mejorar la experiencia con mayores comodidades, extras de tratamientos y restauración. 

Si todavía no dispones de un programa de este tipo, echa un vistazo a nuestro ranking de los mejores gestores de contraseñas para tu ordenador Windows.

Almacenamiento en la nube

El almacenamiento en la nube ayuda con las copias de seguridad de fotos y archivos, así como con herramientas de colaboración para ser más productivos. Así, es difícil prescindir de sus funciones una vez que comienzas a utilizarlas en tu día a día. 

Las personas a las que les gusta la vieja escuela puede que se salgan con la suya haciendo una copia de seguridad de modo local, con discos de almacenamiento externos o sistemas más profesionales en forma de soluciones NAS.

Almacenamiento en la nube

Pero es evidente que todos estamos eclipsados por las posibilidades que ofrecen los servicios en la nube, influenciados por las ventajas que ofrecen al usar diferentes dispositivos asociados a un ecosistema. 

Si no haces muchas fotos o creas muchos documentos grandes, es posible que puedas conformarte con un servicio gratuito. Google, por ejemplo, ofrece Drive con 15 GB de espacio gratuito a todas las cuentas. 

Pero si realmente te has comprometido con la nube, esta cifra la superarás rápidamente. Para mantener tus costes bajos, piensa en las diferentes opciones según tus necesidades de almacenamiento. Es posible que puedas ahorrar algo de dinero saliendo del ecosistema en el que te encuentras. 

El plan de Microsoft 365 es una de las formas más económicas de obtener hasta 1 TB de espacio extra. Si eres estudiante puedes conseguir Microsoft Office 365 a un precio más reducido. 

También es posible que ya tengas acceso al almacenamiento a través de otros planes a los que estás suscrito. Los miembros de Amazon Prime tienen acceso a Amazon Photos, que ofrece fotos ilimitadas y 5 GB de almacenamiento de video para los miembros de Prime.

No olvides que el almacenamiento en la nube no es una copia de seguridad de tus datos si es la única copia que tienes. Querrás tener una segunda copia en otro lugar, ya sea en otro ordenador PC o portátil o bien en un segundo servicio de almacenamiento en la nube.

Copias de seguridad en la nube

¿Por qué para algunos es necesario contar con un almacenamiento en la nube como complemento a un servicio de copia de seguridad en la nube? Son ligeramente diferentes en concepto. 

Los servicios de copia de seguridad en la nube están orientados a las copias de seguridad reales. Descargarás e instalarás un software que maneja la copia de seguridad de tu dispositivo en el servicio de almacenamiento automáticamente, con la capacidad de guardar y rastrear diferentes copias incrementales. 

Usuario backup

Con el almacenamiento en la nube regular, solo tienes una versión de tu archivo que se sincroniza en todos los dispositivos. Los planes de copia de seguridad en la nube también ofrecen más espacio de almacenamiento; es una manera fácil de tener una copia externa de tus archivos, y es menos complicado que hacer copias de seguridad. 

Piensa en los dos como servicios complementarios, en lugar de redundantes. Lo que pasa con las copias de seguridad es que pocas personas tienen solo un puñado de archivos que quieren guardar, lo que significa que un servicio gratuito no proporcionará suficiente espacio de almacenamiento. 

Tendrás que optar por un servicio de pago si deseas la comodidad y la tranquilidad de las copias de seguridad en la nube. Nuestras recomendaciones para los mejores servicios de backup para copias de seguridad son un buen punto de partida para encontrar un plan.

Otros servicios

Existen otros servicios y suscripciones además de los seis mencionados anteriormente; el alojamiento web, por ejemplo, es otro común. Cuando trates de averiguar qué camino tomar cuando se trata de gratis versus pago, hazte estas preguntas:

  • ¿Cuáles son las características que consigo con un servicio pago?
  • ¿Puedo encontrar las funciones clave que necesito en un servicio gratuito?
  • ¿Son viables las limitaciones de un plan gratuito?
  • ¿Cuáles son los problemas ocultos de un plan gratuito?
  • ¿Cuánto tiempo y molestias me ahorra un plan de pago?

No olvides investigar también para ver si puedes encontrar más alternativas a los servicios que estás valorando contratar, o si puedes obtener acceso a la función que necesitas a través de un programa de pruebas para ver si satisface tus necesidades. 

(Por ejemplo, tal vez tu servicio de correo electrónico no ofrezca alias de correo electrónico, pero puedes vincular un servicio de correo electrónico enmascarado a tu administrador de contraseñas y generar inicios de sesión a través de esa única interfaz). 

También puedes ahorrar algo de dinero usando software gratuito para otras cosas que haces, aunque tengas que tener instalados más programas en tu ordenador o móvil. Estarás ahorrando presupuesto para poder pagar más por las que necesitas usar de pago. 

Artículo original publicado en PCWorld US.