Esta velocidad es, según Siemens, la mayor lograda hasta la fecha en procesamiento eléctrico de datos a través de cable de fibra óptica y se ha logrado en una ruta de 100 millas en Estados Unidos, según explica la compañía.

Siemens ha desarrollado un nuevo sistema de transmisión y recepción que es capaz de procesar los datos directamente antes y después de su conversión en señales ópticas utilizando únicamente procesamiento eléctrico. Los actuales sistemas que gestionan grandes volúmenes de datos tienen que dividir las señales en muchas otras de menor tamaño para, posteriormente, reconvertirlos de ópticas a eléctricas. Un proceso que añade costes y reduce la capacidad de las redes.

Velocidades tan altas como la transmisión a 170 Gbps (que equivale a enviar dos DVD en un segundo) serán necesarias para poder dar salida a la cantidad de tráfico que se espera que provenga de los juegos on-line, así como de descargas tanto de vídeo como de música.

De hecho, se calcula que en 2011, las descargas musicales legales supondrán el 36 por ciento de todo el negocio musical sólo en Europa, según asegura Siemens citando un estudio de Forrester Research.