Los nuevos puntos de acceso pueden variar ampliamente en número de antenas de radio, las bandas de frecuencia que soportan, los requerimientos de energía y, por supuesto, en el precio.

Sin embargo, todos ellos ponen de relieve la complejidad que este estándar 11n está introduciendo en las empresas a la hora de comprar y desplegar redes WLAN. De hecho, las consultoras constatan que cada vez es más difícil establecer un proceso de comparación entre las diferentes posibilidades con las que cuentan las empresas.

El mejor ejemplo de esta complejidad puede ser el hecho de que el soporte a Power over Ethernet (PoE) no es unánime. La mayoría de los fabricantes, pero no todos, han establecido algunas prestaciones, como eliminar o reducir determinados servicios en sus productos para recortar la demanda de energía. Pero los productos que se van a presentar la próxima semana muestran un abanico de técnicas que aún se están desarrollado que permiten a los puntos de acceso consumir menos energía, emplearla de manera más eficiente o ambas.

En la mayoría de los casos, las radios 802.11n de estos nuevos productos soportan dos corrientes espaciales, tienen una configuración de antena 3x3 MIMO y canales 40 MHz, proporcionando a cada radio un ratio de transferencia de datos de 300 Mbps, o 600 Mbps para un punto de acceso de dos radios. En la mayoría de los casos, se cuenta con dos puertos Gigabit Ethernet, con soporte para una o más opciones PoE.

Por último, cabe señalar que entre los fabricantes que van a presentar productos 802.11n en esta feria están Aerohive Networks, Aruba Networks, Meru Networks o Trapeze.