Existen hoy en día multitud de estafas asociadas a WhatsApp, como el clásico WhatsApp Gold que te invita a descargar una “aplicación actualizada” a modo de phishing, o el vídeo engaño de Martinelli que al abrirlo hackea tu teléfono en apenas tan solo unos instantes. 

Así lo desvelaba hace tiempo la Policía Nacional en este tweet, advirtiendo del peligro que entraña esta serie de bulos o noticias fake en redes sociales y programas de mensajería como WhatsApp, donde su propagación no tiene freno. 

Aunque es poco probable que el ciudadano medio lleve a cabo este tipo de acciones deliberadamente, todos corremos el peligro de compartir enlaces infectados con malware o propagar bulos de información. 

En este sentido, conviene saber que hay bastantes razones por las que WhatsApp puede bloquearte la cuenta de manera temporal o permanente, según figura en los ‘Términos del Servicio’ de la compañía. Conocerlos nos evitará algún que otro disgusto o el que nos puedan banear la cuenta. 

Reglas que no debes romper utilizando WhatsApp

Las siguientes reglas se aplican tanto a asuntos generales, como a comportamientos específicos en chats privados y grupales, que es donde verdaderamente surgen dudas sobre el buen uso de la plataforma.

  • Cambio frecuente de número de teléfono: una cuenta de WhatsApp siempre se verifica a través de un número de teléfono. Cambiar de número de teléfono con demasiada frecuencia puede causar problemas con el proceso de verificación, lo que puede provocar la suspensión de su cuenta.
  • Espiar a otros usuarios: no debes obtener información de otros usuarios o sobre ellos de forma no autorizada.
  • Identidad falsa: aunque no es obligatorio usar tu nombre real en WhatsApp, no puedes hacerte pasar por otra persona. No obstante, esto no impide que puedas utilizar apodos y abreviaturas.
  • Distribución de código malicioso: cualquier persona que envíe archivos a través de WhatsApp, que contengan virus o código malicioso en cualquier forma, tendrá prohibido el uso de la aplicación.
  • Envío de spam: además de los "mensajes masivos", también están prohibidos los mensajes automáticos (mensajería automática o marcación automática). No puedes grabar ningún mensaje y enviarlo automáticamente en una fecha posterior, a menos que tengas permiso explícito de WhatsApp para hacerlo.
  • Manipular o piratear la aplicación: cualquier persona que intente piratear la aplicación o manipular su código, será bloqueada de inmediato.
  • Difundir noticias falsas: es mejor guardarse los últimos chismes, incluso si solo lo dices con sarcasmo. Los usuarios que difunden (obviamente) información falsa, violan los términos de uso de WhatsApp. Esto también se aplica al contenido antisemita.  
  • Insultar a otros usuarios: Al igual que otros programas de mensajería o redes sociales, WhatsApp exige un buen comportamiento. Insultar a otros usuarios puede conllevar a la suspensión de tu cuenta.
  • Llamamientos a la violencia y amenazas: Incitar a la violencia (que de todos modos es ilegal) o agredir verbalmente a otros usuarios es aún más extremo. En ambos casos, se violan las reglas establecidas por Facebook (ahora Meta) y, por lo tanto, también las reglas de WhatsApp. 

Quizás te preguntes cómo puede saber WhatsApp si alguien está haciendo alguna de estas cosas, dado que los mensajes están cifrados de extremo a extremo. En primer lugar, otros usuarios pueden denunciarte por tales delitos. 

Pero la forma principal en que WhatsApp detecta el uso indebido de su herramienta es mediante sistemas automatizados para detectar comportamientos anormales, como el hecho de usar el mismo ordenador para enviar mensajes desde diferentes cuentas.

Normas de WhatsApp

Prácticas recomendadas en WhatsApp

En general, no debes preocuparte por el bloqueo a menos que estés abusando de WhatsApp a gran escala. Naturalmente, también es poco probable que otra persona te denuncie si sigues las reglas de buena conducta. 

Sin embargo, la compañía publica toda una serie de prácticas con las que proteger al resto de usuarios y a la propia plataforma. A continuación, enumeramos las más importantes:

  • Comunícate con contactos conocidos: solo debes enviar mensajes a personas que te hayan contactado antes o te hayan solicitado que las contactes mediante WhatsApp. Es mejor darles tu número de teléfono a los contactos para que ellos te contacten.
  • Pide permiso y respeta los límites: antes de añadir contactos a un grupo, debes pedirles permiso. Si añades a alguien a un grupo y esa persona abandona el grupo, respeta su decisión.
  • Usa los controles de los grupos: existe un ajuste para que solo puedan enviar mensajes a los grupos de WhatsApp las personas que los administren. Si administras un grupo, puedes decidir si todos los participantes o solo quienes lo administren pueden enviar mensajes en él. 
  • No reenvíes información innecesaria: la plataforma desarrolló una etiqueta para los mensajes reenviados, de forma que limita la cantidad de veces que puedes reenviarlos a tus contactos.
  • Si tienes dudas de que algo sea verídico o no conoces quien escribió el mensaje, la recomendación es no reenviarlo. La plataforma lucha por combatir la propagación de la desinformación. 

Puede que te interese consultar las ventajas de usar Telegram frente a WhatsApp. Comparamos ambas plataformas en lo que se refiere a usabilidad y seguridad.