Nokia Siemens Networks es el nombre elegido para esta joint venture, de la que se calcula que tuvo unos ingresos de 15.800 millones de euros en 2005, según las dos implicadas en la operación.

Nokia aporta su Networks Business Group, mientras que Siemens lo hace con las operaciones relacionadas con las operadoras, tanto de redes fijas como móviles. Según la información facilitada, Nokia Siemens Networks centrará sus actividades en la fabricación de productos, tanto para redes fijas como móviles.

El acuerdo, que se espera esté cerrado a finales de año, creará al tercer mayor fabricante de infraestructura de telecomunicaciones, según las firmantes, por detrás de Telefonaktiebolaget LM Ericsson y de la unión de Lucent y Alcatel.

Cada una de las implicadas en esta joint venture tendrá el 50 por ciento de la nueva compañía, cuya sede central estará en Helsinki. El vicepresidente ejecutivo de Nokia y director general de redes, Simon Beresford-Wylie, será el CEO de esta nueva empresa.

Se espera que gracias a esta operación, cada una de las dos compañías ahorre 1.500 millones de euros al año. Una reducción que conlleva el despido de entre 6.00 y 7.500 empleados en los cuatro primeros años.