Con la llegada de la VoIP y PBX (centralita privada conectada a la red pública), se abre no sólo la puerta a dispositivos para entornos empresariales y que funcionan alrededor de una LAN cableada, sino también a una red Wi-Fi. Esto significa que se podría emplear un mismo dispositivo para todas las llamadas de carácter empresarial pero que también permite a los teléfonos móviles usarlos fuera. Así, el funcionamiento en modo dual y dispositivos con Wi-Fi comienza a emerger.

A finales de este año Nokia y Alcatel ofrecerán el software que permite que los Nokia de la serie E, una línea de smartphones diseñados para negocios, se comuniquen con los servidores de comunicación IP de Alcatel. Esto implica que pueden ser usados como una PBX conectada a los teléfonos de sobremesa, con características como conferencia y marcación por nombre. Esto podría permitir a los empleados conservar sus teléfonos de sobremesa empleando un único número y programar sobre qué dispositivo queremos recibir la llamada en un momento dado.

El sistema también permitiría a los usuarios beneficiarse de las cualidades que ofrece Alcatel, que puede negar llamadas de larga distancia.

Las características de PBX funcionan en teléfonos celulares independientemente de dónde se usen y el sistema no requiere cooperación desde el operador móvil, ha señalado Tom Libretto, director de producto de Nokia.

En un principio, el dispositivo Intellisync hará que las llamadas se realicen sobre una red ordinaria de telefonía; pero en un futuro casi inmediato, soportará modos duales.