Durante años, la percepción de los usuarios de ordenadores con sistema operativo Windows fue la necesidad de añadir un software antivirus a la primera de cambio si realmente querías que tu PC o portátil, así como tus datos, estuviesen a salvo.

Con las sucesivas versiones de Windows, las mejoras en el área de seguridad han ido llegando. Así pues, ¿sigue siendo necesario instalar aplicaciones antivirus en tu PC con Windows 10?. Te explicamos si debes instalar alguna solución o basta con la proporcionada de serie.

¿No tiene Windows 10 incorporado su propio software de seguridad?

Sí por supuesto. Windows ha tenido protección contra virus a lo largo de los últimos años, desde que la seguridad pasase a ser un elemento fundamental en el ámbito de la ciberseguridad para garantizar conexiones seguras a Internet.

Tanto es así, que la última versión lanzada por Microsoft de Windows 10 es la que cuenta con la solución más robusta que jamás haya existido en versiones de Windows, lo que hace que muchas personas opten por quedarse con Windows Defender como su software de seguridad principal.

Es casi tan bueno como las ofertas antivirus gratuitas de compañías como AVG, Avast o Bitdefender y combinándolo con ciertas precauciones en el ámbito de uso, sinceramente podemos llegar a garantizar ciertos niveles de seguridad.

La oferta de Microsoft tiene la ventaja de estar integrada en el sistema operativo, por lo que teóricamente tiene un bajo impacto en los recursos del sistema. Como resultado, no deberías ver un impacto significativo en el rendimiento del equipo al ejecutarse en segundo plano.

Tampoco te verás en la necesidad de instalarlo o configurarlo, ni tan siquiera en el hecho de actualizarlo, dado que todo se llevará a cabo de forma automática con las actualizaciones del propio sistema operativo, toda una ventaja para el usuario.

¿Es suficiente con utilizar Windows Defender?

Windows Defender es una herramienta bien dotada, que se actualiza regularmente, y en las pruebas realizadas por laboratorios de gran prestigio como AV-Test, recibió puntuaciones del 100% cuando se trata de detectar virus.

Sin embargo, no se trata simplemente de las puntuaciones. Defender cuenta en la actualidad con características como ‘Exploit Guard’ que ayuda a proteger tus archivos contra el ransomware en el caso de haber actualizado Windows 10 a la última edición.

Pero si echas un vistazo al resto de software antivirus de pago, disponible en el mercado, podrás comprobar que el concepto de seguridad ha evolucionado de tal manera que es necesario contar con nuevas características más avanzadas.

De hecho, la inmensa mayoría de estos programas antivirus emplean tecnología de inteligencia artificial para ofrecer una mejor detección frente a amenazas.

También ofrecen grandes extras como administradores de contraseñas, complementos de seguridad de correo electrónico, navegación web, así como detección de malware y de archivos adjuntos sospechosos que pretendan infiltrarse en nuestros equipos.

Si lo que deseas es animarte a utilizar una versión de antivirus de pago con todas las ventajas, te recomendamos consultar nuestro artículo de los 10 mejores antivirus para Windows de 2018.

No utilices la cuenta de administrador

En Windows, debes hacer tuya la recomendación de no trabajar habitualmente con una cuenta con privilegios de administrador. Esta simple modificación puede erradicar muchas de las amenazas existentes ya que el malware, el spyware y otras amenazas no podrán instalarse en el PC.

Para hacer esto, deberás crear una cuenta nueva de administrador para volver a la original y cambiar la cuenta existente a una cuenta estándar. Puedes hacerlo mediante ‘Configuración > Cuentas > Familia y otras personas’, para agregar más miembros de la familia.

Fijalo como administrador y luego cierra sesión en tu cuenta existente. Inicia sesión como la nueva, haz clic en la cuenta normal y cuando aparezca la opción de ‘Cambiar el tipo de cuenta’, haz clic en ella. Aquí podrás fijar si deseas una cuenta estándar o de administrador. 

Con estos simples ajustes llevados a cabo, habrás conseguido incrementar la protección de tu PC o portátil frente a descargas accidentales que puedan contener malware.

Ten un navegador dedicado para Flash o Java

Otro punto débil habitual en Windows proviene de la instalación de software de terceros. De todos es sabido que tanto Flash como Java son la ruta que muchos programas de malware aprovechan para acceder a tu sistema, por lo que debes limitar su uso.

En algunos casos es algo difícil ya que es muy probable que navegues por páginas web como bancos o comercios online en los que no puedes desactivar los programas por completo si quieres poder interactuar.

Aquí nuestro consejo es probar a descargar otro navegador adicional (Chrome, Firefox, Opera u otro), y tener habilitado Java y Flash en ese. Cuando necesites utilizar el sitio web que los requiere, abre ese navegador, pero el resto del tiempo que pases online hazlo con otro navegador en modo seguro.

Presta atención a todo lo que haces

Un gran porcentaje de personas que ven comprometida su seguridad manejando dispositivos viene dada por hacer clic en enlaces de correos electrónicos fraudulentos con los que se descarga malware.

Haciendo clic en versiones de sitios web falsos que luego te piden que inicies sesión, proceden de tal forma que sin tú saberlo, están robándote los detalles de tu cuenta.

Un buen hábito es navegar siempre introduciendo manualmente la dirección y no haciéndolo a través de enlaces. Si recibes un correo electrónico que dice que la contraseña necesita cambiarse o añadir más datos personales, sospeche y no hagas clic.

En su lugar, acude a tu navegador y escribe la dirección a mano. Si la venta es real, entonces podrás localizarla de manera natural.

En líneas generales, ten sumo cuidado con los enlaces de los correos electrónicos o mensajes de redes sociales, ya que pueden ser igual de peligrosos. Básicamente, trata cada enlace o descarga como sospechoso para evitar muchos problemas.

Realiza copias de seguridad de manera constante

La última parte esencial de protegerse y no menos importante que las anteriores es hacer copias de seguridad habituales sin conexión. Para ello, puedes utilizar tanto dispositivos de almacenamiento local, como soluciones de almacenamiento en la nube.

Echa un vistazo a nuestro reportaje sobre los mejores servicios para guardar tus archivos en la nube.

Hay muchas opciones, pero dado que el ransomware es una gran amenaza que impacta directamente en cada equipo, recomendamos encarecidamente crear copias de seguridad propias y locales sin conexión alguna a Internet.

Sigue nuestra guía sobre cómo realizar copias de seguridad de Windows 10 para obtener más detalles sobre el software que puedes utilizar y cómo configurar un programa para llevar a cabo copias de seguridad de manera automática.

Entonces, ¿no necesito ningún otro software antivirus?

Si y no. Si resulta que eres un usuario bastante cuidadoso y precavido que no hace las cosas sin antes leerlas bien y usa los métodos descritos anteriormente, igual le resulta suficiente.

Asegúrate eso sí de configurar Windows Defender correctamente, habilitando las funciones de SmartScreen y Ransomware para sacarle el máximo partido a la protección de Windows.

Pero, y esto es importante, siempre habrá una posibilidad de que algo se cuele en tu equipo a través de la red. Así pues, si deseas los niveles más altos de defensa, haz todo lo anterior y adquiere una licencia de una suite de seguridad completa.

Consulta nuestro reportaje sobre los 10 mejores antivirus para Windows para poder tomar una decisión sabia que se adapte a tus necesidades. Y recuerda que ningún software te impedirá revelar los detalles o datos de tus cuentas de forma imprudente en la red.

Mantente siempre en alerta y estarás más a salvo.