Una de estas pruebas es Acid2 del proyecto Web Standards, que permite al desarrollador de navegadores web conocer, con un simple test, que sus productos cumplen con algunos de los principales estándares de internet.

Según aclaran desde la compañía, Internet Explorer fue desarrollado antes de que ciertos estándares, como las hojas de estilo CSS (Cascade Style Sheets) o la sindicación RSS (Really Simple Syndication) aparecieran en el mercado, por lo que las anteriores versiones no son capaces de aprovecharse de estas mejoras.

De hecho, algunas páginas web creadas para versiones anteriores al navegador actual de Microsoft no funcionan bien con Internet Explorer 7, por lo que una de las mejoras que se están barajando a la hora de diseñar las características de la nueva versión es precisamente el soporte para que esas páginas web que se han diseñado para la versión 7 funcionen sin problemas en Internet Explorer 8, ya que, según reconoce Dean Hachamovitch, manager general del equipo de Internet Explorer, “el objetivo clave de esta nueva versión es asegurar la compatibilidad con los sitios web actuales y con los estándares que otros navegadores soportan con el fin de aportar al usuario la mejor experiencia posible”.

Por el momento no ha trascendido la fecha final del lanzamiento de Internet Explorer 8, ya que, según reconocen desde Microsoft, “dependerá de los comentarios que reciban por parte de los clientes y desarrolladores durante el proceso de desarrollo”.

Sin embargo, tal y como informábamos hace unos días, parece que Mozilla ha avanzado más en el desarrollo de la tercera versión de su navegador, Firefox, ya que, si todo va según lo previsto, distribuirán la Beta 2 del producto durante la celebración de Nightly Trunk Testday, evento previsto para el próximo viernes 21 de diciembre.