Steve Ballmer, máximo ejecutivo de Microsoft, considera que, en estos momentos, los fabricantes de teléfonos móviles y las operadoras de telefonía apuestan por Windows Mobile y Android.

Aunque reconoció en una charla con analistas financieros (en la que también hablaba sobre Office 14 o el futuro desarrollo de un Windows Server de bajo coste) que el iPhone tiene un gran efecto en el mercado de consumo, Ballmer sugiere que no cree que tenga el mismo potencial como las plataformas móviles controladas por Microsoft y Google.

No es la primera vez que Ballmer habla sobre el iPhone. De hecho, en su última visita a España reconocía a este dispositivo como su principal competidor en el terreno de la movilidad. Los datos de las diferentes consultoras, como Gartner, también refrendan esta sensación.

Sin embargo, Microsoft está tomando muchas decisiones con las que pretende seguir ganando cuota de mercado. Así, recientemente anunciaba la apertura de tiendas propias y la nueva versión de Windows Mobile 6.5.