Una vez que los Mac utilizan procesadores de Intel, y que ya esta disponible la versión final de BootCamp este podría ser el paso definitivo para contar con verdaderos equipos híbridos (Mac OS X - Windows XP o Vista).

Este rumor ha surgido en la lista de correo del proyecto Wine donde se menciona que uno de sus usuarios ha encontrado evidencias que apuntan a que la última versión de Mac OS X (Leopard) permitiría ejecutar aplicaciones Windows de manera nativa y sin necesidad de recurrir a ningún tipo de sistema de virtualización o emulación. El software de código abierto Wine es muy popular entre los usuarios de Linux y permite  ejecutar programas Windows bajo UNIX, aunque con ciertas limitaciones.

Todo comienza cuando Steven Edward publica el denominado “Interesting Behavior of OS X”, donde se indica que Leopard dispone de “Portable Executables” un tipo de ficheros usados en las versiones Windows de 32 y 64 bits. Se trata de una función, que al parecer nunca ha sido documentada por Apple, e incluso trata de buscar las DLLs apropiadas al intenta ejecutar un código binario de Windows. Por ello todo apunta a que es posible que Leopard ya dispone de los elementos necesarios para que Apple añada una capa de compatibilidad en Mac OS X, con la que se puedan ejecutar aplicaciones Windows como si de sus aplicaciones nativas se tratase.

Por su parte, los lugares especializados en la plataforma Mac se hacen eco de este suceso y argumentan que no lo ven muy probable, justificando este suceso como un residuo de alguna fase de test algunas de las versiones de iTunes, Safari o Quicktime que sí tienen versión Windows, o algún modo “Coherence” dentro del mismo sistema operativo, para que mediante se Boot Camp hiciera uso de ello.

Web: http://arstechnica.com