La competencia entre tecnologías inalámbricas como el cable coaxial y el de doble par, que tampoco requieren de nuevos cables para su implantación, dejarán de compartir mercado en algunas áreas en pos del networking de banda ancha. “Algunos proveedores de servicio esperan utilizar múltiples tecnologías que coexistirán en sus despliegues en el hogar con mejor calidad de servicio y objetivos de coste”, apunta el analista de In-Stat, Joyce Putscher.

De acuerdo con el estudio de esta firma “Networking eléctrico de banda ancha. Un impulso desde IPTV”, el pasado 2005, las ventas mundiales de unidades de equipamiento de electricidad de banda ancha sobrepasaron los 2 millones de unidades. Esto supone que este mercado ha alcanzado un punto de inflexión, por lo que se espera que este año las ventas tengan un crecimiento que sobrepase el 200 por cien.

Asimismo, el estudio también evidencia que esta tecnología puede tener un gran éxito en algunas áreas concretas donde sólo puede haber un proveedor de Internet de banda ancha.

Este informe forma parte del Servicio de Conectividad Residencial que examina todos los clusters de los hogares conectados y cómo deben conectarse desde un equipo, silicio, servicios y perspectivas de aplicaciones.