Concretamente, ha sido el High Speed Study Group (HSSG) dentro del IEEE el que ha estado trabajando en la velocidad que Ethernet va a ser capaz de alcanzar este estándar. Así, el IEEE trabajará para estandarizar el 100G Ethernet sobre distancias de más de 43 kilómetros sobre cableados de fibra óptica y de unos 150 metros en cables de multimodo.

Con la aprobación para moverse a 100G Ethernet, el próximo paso es estudiar cómo desarrollar este estándar de manera que sea técnicamente y económicamente viable, según explica John D'Ambrosia, presidente del HSSG. Es más, este responsable asegura que aún queda mucho trabajo por hacer. Por eso, calcula que el estándar completo de 100G Ethernet podría aparecer para 2009 ó 2010.

Sin embargo, lo cierto es que cada vez es más necesario contar con este futuro estándar, debido sobre todo al creciente uso del vídeo IP o de las transacciones que se realizan cada vez con más frecuencia con la denominada Web 2.0. Por ejemplo, empresas como YouTube suelen añadir conductos para poder servir a 10 Gbps con el fin de satisfacer la creciente demanda de los usuarios, además de que los operadores también necesitarán una mejor manera para poder agregar este tipo de enlaces, tal y como destacan los analistas de la industria.

El reto de 100G será llevar Ethernet a una velocidad de megabits por segundo que actualmente no existe en el mercado y bajo ningún estándar. Este estándar 100G utilizará, según las explicaciones de D’Ambrosia, una transmisión de datos paralela; es decir, múltiples señales 10Gbps viajando sobre varias fibras o rutas.