El estudio de InterSystems ha sido realizado con una muestra de 173 compañías de siete países europeos, todas ellas con una facturación mínima anual de 50 millones de dólares. Entre ellas, 31 son españolas.

Los resultados revelan el cambio que se ha producido respecto al interés de las compañías por adaptarse al mundo empresarial que exige Internet. Actualmente sólo un 30% de las aplicaciones desarrolladas son compatibles con la Red. Se espera que en un futuro este porcentaje aumente hasta llegar incluso a un 96%. En cuanto a las bases de datos, la investigación ha demostrado que casi un 30% de las compañías encuestadas ya ha considerado, o lo hará en breve, un posible cambio de sus bases de datos cuando desarrollen aplicaciones compatibles con Internet.

Las principales razones que las empresas señalan para cambiar sus bases de datos son la exigencia de un mayor nivel de integración, la necesidad de un desarrollo más rápido de las aplicaciones y una mayor velocidad de estas. Según el estudio, estas mismas compañías esperan conseguir bases de datos que permitan trabajar en entornos e-business que ofrezcan estas características.