Así, una de las primeras operadoras a nivel mundial en anunciar servicios de este tipo ha sido AT&T, quien desvelaba recientemente unas tarjetas de datos LaptopConnected HSUPA (High-Speed Uplink Packet Access) para sus clientes de banda ancha inalámbrica.

Otra de estas operadoras que anunciaba que había actualizado su red y que, por tanto, pasaba también a ofrecer servicios de estas características era 3 Sweden. Su responsable de producto, Camilla Bülow, aseguraba que el principal público objetivo de esta operadora eran los usuarios profesionales. “Es realmente un buen servicio para las personas que necesitan enviar grandes archivos”. Dicha oferta, conocida con el nombre de Pro, se puede contratar por un coste mensual que ronda los 40 euros.

Pero AT&T y 3 Sweden no son las únicas operadoras que están incrementando la velocidad de sus redes. Así, y según los datos de la GSM Association, un grupo que representa a los operadores de red, existen en estos momentos unas 50 compañías que dan soporte a HSUPA.

El portavoz de la mencionada asociación, David Pringle, asegura que el actualizarse a HSUPA “es una progresión lógica tras acometer la inversión en HSDPA y que no conlleva una importante inversión”.

Quienes hacen un uso intensivo del correo electrónico no son los únicos usuarios que ganarán mucho con estas mayores velocidades de subida. En un mundo en el que los usuarios particulares cada vez crean más contenidos y hacen llamadas desde su ordenador, y en el que la oferta de software como servicio va siendo cada vez algo más atractivo, unas velocidades más rápidas son importantes.

“Estamos trabajando mucho en torno a los puestos de sobremesa virtuales, por lo que velocidades de red más rápidas en ambas direcciones mejorarán la experiencia de los usuarios móviles”, declara Peter Söderholm, director de ingeniería en Citrix.

Para que la tecnología sea útil, la mayoría de los usuarios deberán tener módems y teléfonos compatibles. Los módems cada vez son más comunes, pero los teléfonos escasean.