El mayor fabricante de procesadores y el conglomerado industrial alemán van a cofundar y conducir una investigación centrada en la seguridad de redes inalámbricas y comunicaciones en tiempo real utilizando la tecnología de VoIP, según han señalado las propias implicadas.

El reto es desarrollar sistemas VoIP basados en los procesadores de doble núcleo de Intel y en los servidores tipo rack de Siemens (los HiPath 8000) así como en la tecnología de telecomunicaciones OpenScape.

Las dos compañías tienen previsto demostrar la primera oleada de estos desarrollos a finales de año en uno de los laboratorios de Intel, aunque aún no se ha determinado en cuál.