Los chips flash NOR ofrecerán capacidades que van desde los 32 a los 256 MB. Asimismo, también habrá chips de 1 GB para dispositivos móviles multimedia.

Con ello, el fabricante espera estimular la venta de teléfonos móviles en países en los que la penetración de estos dispositivos aún es baja. De hecho, la GSM Association estima que el 80 por ciento de la población mundial no utiliza teléfono móvil porque su precio es demasiado elevado para ellos.

Por el momento, Intel no ha querido desvelar el precio que tendrán estos chips, aunque sí ha anunciado que están hechos para trabajar con otros componentes diseñados para dispositivos de bajo coste.

Actualmente, el fabricante ya está comercializando los primeros modelos y, a lo largo de este tercer trimestre, espera comenzar la producción en volumen utilizando tecnología de 130 y 90 nanómetros.

No obstante, Intel no ha sido el único fabricante que ha puesto sus miras en la bajada de precios de los componentes de los teléfonos móviles. A principios de este año, Texas Instruments manifestó que la reducción en los componentes podría hacer factible la producción de teléfonos móviles por 20 dólares. Así, esta reducción de costes es posible integrando componentes que antes se encontraban en diferentes chips en un solo chip.