La denuncia formal fue presentada por Aptoide, una startup portuguesa que opera en el ámbito de las apps móviles Android, según fuentes cercanas a la oficina de la Competencia que dirige el español Joaquín Almunia.

Aptoide cuenta con una tienda de aplicaciones independiente para smartphones Android y asegura que Google aprovecha su posición dominante en este segmento para controlar el mercado de las apps Android.

"Sin ninguna razón, Google suspende con frecuencia la actividad de Aptoide en Google Play, perjudicando el acceso de los consumidores a nuestras apps y viceversa”, resume en un comunicado la firma afectada.

Google ya es objeto de varias investigaciones en el seno de la UE. La Comisión Europea, que es la encargada de llevar a cabo las investigaciones, se ocupará de cada una de forma separada.

Una de ellas fue formulada el pasado año por grandes compañía, como Microsoft y Oracle, que alegan que algunas apps, como Maps o YouTube, se empaquetan de forma que perjudica a otros proveedores, además de poner en manos de Google el control de los datos de los consumidores, en su mayoría de smartphones.