Google sigue ampliando sus actividades de negocio y ahora ha decidido convertirse en proveedor de Internet de banda ancha. El último anuncio de la empresa californiana ha sido su intención de desplegar una red de fibra óptica de 1 Gbps en Estados Unidos, la cual estará orientada tanto al usuario final como googleal entorno empresarial. “Queremos administrar nuestra red de una manera abierta y transparente, no discriminatoria, permitiendo al usuario elegir quién va a ser su proveedor de servicios”, explicaban fuentes de la compañía.

Aún no se ha definido en que zonas de Estados Unidos se van a realizar las pruebas piloto ni el coste que tendrá una vez sea desplegada, aunque desde Google aseguran que “será competitivo”. La conexión se ofrecerá a unas 50.000 personas, aunque la prueba podría llegar hasta 500.000 usuarios.