Tras la luz verde otorgada por Estados Unidos y Europa a la alianza de Microsoft y Yahoo en el terreno de las búsquedas en Internet, los analistas esperan que este mercado, dominado desde hace años por Google, viva un revulsivo.

“Puede ser un gran cambio para la industria de las búsquedas”, declara Dan Olds, de la firma Gabriel Consulting Group. “Se combinan los esfuerzos de dos grandes jugadores que tienen una parte pequeña del mercado, pero con gran cantidad de recursos y activos que se pueden dedicar a competir contra Google”. Algo que, en su opinión, acelerará la competitividad y la innovación en este terreno. Yahoo y Microsoft intentarán que sus motores de búsquedas sean más atractivos que el de Google, tanto para usuarios como para anunciantes.

Microsoft y Yahoo también daban a conocer en las últimas horas que habrá un equipo de ingenieros de ambas empresas que empezarán a trabajar para adaptar Bing a la web de Yahoo. Sus planes pasan porque, al menos en Estados Unidos, se produzca esta integración a finales de año.

Esta alianza supone un intento directo de plantar cara a Google, que tiene más del 65 por ciento de las búsquedas a nivel mundial (en algunos países, como España, supera el 80 por ciento de las búsquedas).

Aunque lo cierto es que no se espera que a corto plazo puedan verse los efectos de esta alianza, para algunos analistas a largo plazo sí que podría haber muchas repercusiones. Así, Olds pone como ejemplo el hecho de que, aunque Bing por sí sólo no haya supuesto mucho dolor de cabeza para Google, “sí fue una gran revolución y puso de manifiesto que Microsoft se está tomando muy en serio este negocio”.

Por su parte, Ezra Gottheil, de la consultora Technology Business Research, opina que Google es “el líder en las búsquedas como Microsoft lo es en el terreno de los sistemas operativos y aplicaciones para PC. Derribar al líder es difícil y, aunque Microsoft ha dedicado muchos esfuerzos en el terreno de las búsquedas, Bing necesita ser mucho mejor para crecer más rápido”.