Antes, se aconsejaba no guardar tus contraseñas en los navegadores. Eso ya no es verdad. Los navegadores modernos son mucho más seguros y están ligados a cuentas protegidas con la autenticación en dos pasos.

La mayoría de navegadores importantes pueden servir ahora también como gestores de contraseñas sencillos, que también te permiten crear contraseñas fuertes y aleatorias (el navegador Edge de Microsoft es el último en añadir esta prestación).

Ahora bien, la mayoría deberían confiar antes en un gestor de contraseñas externo.

No hay duda de que usar el gestor de contraseñas de tu navegador puede ahorrarte muchos problemas. Para empezar, hace que sea más fácil usar contraseñas fuertes y únicas para cada página web y servicio que utilices, eliminando el posible riesgo de reusar contraseñas.

Si una página web se filtra, los cibercriminales pueden utilizar la información de inicio filtrada para iniciar sesión en otras webs si tú reutilizas las contraseñas. Algunos navegadores incluso te avisan de si tu información ha sido filtrada y te animarán a cambiar de contraseña. Y además: ¡los navegadores son gratis!

Gestores de contraseñas

Pero los gestores de contraseñas de los navegadores te obligan a usar ese navegador. Si usas el gestor de contraseñas de Chrome, por ejemplo, tu información estará sincronizada en tu cuenta Google. Cuando pruebes de iniciar sesión en una web en Firefox y Edge, estas contraseñas no estarán disponibles de inmediato. Solo lo están en Chrome.

Y si utilizas la función de generar automáticamente contraseñas largas y aleatorias (¡como deberías!), es imposible que te acuerdes de esta información sin iniciar sesión en Chrome para encontrarla.

Iniciar sesión en páginas y apps en tu móvil puede ser un gran quebradero de cabeza, aunque si utilizas un terminal Android que almacena contraseñas en Chrome, o un terminal iOS que almacena contraseñas en Safari, puede que puedas iniciar sesión en apps móviles que utilizan tu cuenta Google y Apple, respectivamente.

Gestores de contraseñas

Por qué necesitas un gestor de contraseñas

En cambio, gestores de contraseñas externos como LastPass (nuestro favorito) y Dashlane (también nos gusta) fueron diseñados para que funcionen en cualquier plataforma y también funcionan en cualquier navegador web.

Una vez hayas instalado sus herramientas, puedes iniciar sesión en cualquier servicio en cualquier software en cualquier dispositivo. Fácil. ¿Páginas webs? ¿Apps móviles? ¿Software para ordenador? Ningún problema.

Todo eso hace que un gestor de contraseñas externo merezca mucho la pena en el mundo actual de múltiples dispositivos. ¡Generalmente pueden importar contraseñas guardadas de tu navegador cuando empieces!

Los gestores de contraseñas también ofrecen otros beneficios. Los navegadores giran entorno solo a tu cuenta, pero los gestores de contraseñas incluyen prestaciones que hacen que sea más fácil y seguro compartir contraseñas con otras persona.

Eso es útil si alguien necesita utilizar tu wifi, o un compañero necesita acceder a una cuenta en común, o si quieres compartir tu contraseña Netflix con tus padres. Compartir detalles de inicio de sesión es complicado si esa información está escondida en tu navegador.

Los gestores de contraseñas suelen tener unas opciones de autocompletar más robustas. Sí, tu navegador seguro que incluye estas capacidades también, pero como en los gestores de contraseñas actuales, es una copia básica. Todo lo que pueda hacer tu navegador, un gestor de contraseñas normalmente lo podrá hacer mejor.

Además, los gestores de contraseñas suelen ofrecer otras prestaciones útiles. Puede enviarte recordatorios para que cambies contraseñas antiguas, ofrecer un sitio seguro para almacenar información sensible, compartir contraseñas de emergencia con contactos que eliges, o incluso ofrecer capacidades de VPN básicas para acceder a redes públicas.

Gestores de contraseñas

Piénsalo así: los gestores de contraseñas existen para que tus cuentas sean seguras. Sus desarrolladores están centrados completamente en tu protección. En el caso de los navegadores, el gestor de contraseña es solo una prestación más.

Si no tienes que preocuparte de contraseñas compartidas con otros, o si solo utilizas un único navegador en tus dispositivos, un gestor de contraseñas de navegador puede que te funcione bien.

Usar la función de la generación aleatoria de contraseñas en tu navegador es un gran paso adelante respecto a reusar contraseñas o usar contraseñas simples. Si utilizas Chrome en tu móvil Android, o Safari en tu iPhone, estas contraseñas almacenadas pueden usarse en muchas apps móviles sin mayores problemas.

La mayoría de la gente, no obstante, preferirá usar un gestor de contraseñas auténtico por todas las razones descritas. Las mejores opciones ofrecen cuentas gratuitas con la funciones básicas, mientras que su versión premium solo cuesta unos euros al mes. Es un dinero bien invertido.

Nuestra guía de los mejores gestores de contraseñas puede ayudarte a elegir uno, y también explica todo lo que deberías tener en cuenta a la hora de elegir un buen servicio de gestión de contraseñas. También tenemos la versión para Mac.

Artículo original publicado en PCWorld US.