La virtualización del puesto cliente, con sus promesas de seguridad mejorada, gestión y flexibilidad, puede ser una de las grandes apuestas para este año, según la previsión de varios analistas de mercado.

Sin embargo, uno de los grandes retos a los que ha de hacer frente, como casi cualquier otra nueva tecnología, es el ROI o retorno de la inversión. Y aunque lo tiene, para muchos pueden pasar entre 3 y 4 años para que éste se produzca.

“Veo un gran interés, por varios motivos”, explica la analista de Forrester, Natalie Lambert. “Pero el reto es que, ahora mismo, la virtualización del sobremesa tiene un alto coste”.

Los últimos números de la consultora Gartner prevén que los beneficios de los PC virtualizados se cuadruplicarán este año, pasando de los 74,1 millones de dólares en 2008 a los cerca de 300 millones previstos para 2009.

Mientras, un estudio llevado a cabo entre 340 administradores de sistemas concluyó que el 41 por ciento están ya invirtiendo en la virtualización del sobremesa y que esta tecnología es una “prioridad crítica” para 22 de cada 100 encuestados, según IDG Research Services Group. 

ejecutivo pensando, pc worldLos encuestados estaban virtualizando el 6 por ciento de sus sobremesa cuando se hizo la encuesta, aunque esperaban virtualizar uno de cada tres en el año 2010. Sin embargo, el estudio se llevó a cabo en abril de 2008, hace casi un año, por lo que la situación económica ha podido variar estos números.

Por eso, muchos dudan de que 2009 sea el año de la virtualización del puesto cliente. Michael Rose, analista de IDC, declara al respecto: “francamente, la actual situación económica va a ser una gran barrera para la adopción de PC virtuales en el centro de datos”. Sus cálculos señalan que será dentro de cinco años (cuando la economía se haya recuperado y se haya cumplido el ciclo de actualización de los sobremesa) cuando se produzca este punto de inflexión.

Sin embargo, todo este clima no es óbice para que algunos de los primeros que han virtualizado sus equipos de sobremesa hablen de éxito, incluso desde el punto de vista del propio usuario, que agradece el hecho de poder acceder a su PC desde múltiples lugares y desde diversos dispositivos. “La virtualización del sobremesa ahorrará 250.000 dólares al año en la actualización del PC. Se incurren en algunos gastos, pero en dos años se produce el retorno de la inversión”, argumenta el CIO de Scottsdale Community College, Dustin Fennell, una de las empresas que ya experimenta los beneficios de virtualizar el puesto cliente. Y, además, Fennell destaca el hecho de que sean varios los fabricantes que están trabajando ya en nuevas maneras de virtualizar el puesto cliente.

Cómo funciona 

infraestructura virtualEn un entorno en el que el sobremesa está virtualizado, el sistema operativo, las aplicaciones y los datos asociados se abstraen del PC del usuario. En términos muy amplios, podríamos decir que hay dos tipos de virtualización del PC. La local ejecuta todo el entorno del ordenador en un “burbuja” en el propio sistema del usuario. La opción alojada (hosted) ejecuta todo el entorno en el centro de datos, lo que obliga al usuario a acceder a las imágenes de su PC desde una conexión de red.

A partir de esta definición general, podríamos encontrarnos con varias subcategorías de virtualización. Así, en la virtualización gestionada, las empresas pueden guardar ordenadores virtuales en servidores estándar a los que estén accediendo varios usuarios al mismo tiempo. Los usuarios pueden conectarse a sus PC utilizando thin clients, portátiles o sobremesa normales.

La virtualización local suele requerir la instalación de los llamados hypervisores, del tipo 1 y 2, que se instalan en el sistema operativo del PC. Los hypervisores del tipo 1 no están muy extendidos, aunque sus promotores defienden que son más seguros que los del tipo 2 al ser independientes del sistema operativo del PC.

Números en discordia

Para calcular el ROI de un proyecto de virtualización del puesto cliente, se han de tener en cuenta varios factores. La virtualización ha de usarse para ampliar el ciclo de vida de los PC antiguos, lo que redundará en importantes ahorros. Por otro lado, un proyecto de virtualización pude conllevar la adquisición de nuevos dispositivos o thin client. Además, un modelo de sobremesa gestionado exige servidores o blade para albergar los ordenadores y el almacenamiento en red para dar soporte a las máquinas virtuales.

Como anécdota, cabe señalar que los analistas de Forrester calculan que las empresas gastan 860 dólares por usuario, más las actualizaciones de redes, para acometer un proyecto de virtualización del sobremesa y ejecutarlo el primer año.

Aunque parece que todas las consultoras están de acuerdo en que en este 2009 el mercado de virtualizaicón del sobremesa crecerá menos de lo inicialmente previsto debido a la situación económica, Gartner asegura que los ahorros se sitúan entre el 3 y el 10 por ciento comparados con la gestión y la seguridad del puesto cliente no virtualizado. 

trabajo en equipo