A pesar de las dudas sobre la fiabilidad de esta tecnología (VoIP) aplicada al negocio, cerca del 73 por ciento de los responsables de tecnología europeos coinciden en calcular que el 75 por ciento del tráfico de voz el año próximo se realizará bajo la tecnología de Voz sobre IP. El ahorro de costes y sus funcionalidades son los dos estímulos que favorecen este dato.

El estudio de Frost & Sullivan, auspiciado por Compuware, señala que un 39 por ciento de las compañías no perfilan el rendimiento de las aplicaciones de voz antes de su puesta en marcha.

El mismo informe destaca que las empresas tampoco se encuentran aplicando estrategia alguna para monitorizar la calidad de las llamadas sobre IP. Concretamente, sólo el 8 por ciento de las empresas gestionan las llamadas, o sólo están preparadas para hacerlo a escala individual. Cabe resaltar que únicamente es posible obtener la visibilidad necesaria, para asegurar que un sistema de VoIP funciona correctamente en una red de empresa, realizando una monitorización individual.

A este respecto, el 37 por ciento de los directores de TI afirman disponer solamente de un feedback retrospectivo de los usuarios, con lo que sólo es posible corregir errores ya realizados. Un 29 por ciento de las empresas dicen emplear ocasionalmente pruebas sintéticas que, simultáneamente, añaden carga a la red y las cuales también implican que cuando ocurren problemas a horas inusuales, en que los técnicos no realizan esas pruebas, no son detectados ni efectuados un seguimiento.