Las pérdidas económicas registradas para los fabricantes locales e internacionales en la UE en 2003 superaron los 8.000 millones de euros, según el estudio de IDC. En el caso concreto de España, estas pérdidas económicas alcanzaron los 421 millones de euros, y la tasa de piratería alcanza el 44%. En palabras de Luis frutos, director de comunicación y de relaciones corporativas de SP/Grupo SAGE, “casi uno de cada dos programas que se instalan en España es ilegal, lo cual resulta realmente preocupante”.

Uno de los principales culpables, según este estudio, es el canal de distribución, “que actualmente está actuando como una puerta abierta a la piratería”, como afirma Frutos. En España entre el 40% y el 45% de los distribuidores comercializa software ilegal.

En palabras de Luis frutos, “hay muchos casos en los que incluso el cliente no es consciente de que le están vendiendo software pirata instalado en sus equipos, por eso queremos hacer una llamada de atención clara al canal de distribución”.

Entre las repercusiones del crecimiento de la piratería en España el estudio destaca la menor contribución de las TI al PIB español, así como una menor inversión en I+D y la consecuente pérdida de puestos de trabajo. También implica una menor competitividad entre las empresas españolas y una reducción de la calidad de la oferta, además de una clara imagen exterior negativa.

Según el estudio, si en los próximos 4 años consiguiéramos bajar hasta 10 puntos la tasa de piratería en España, se conseguiría un 67% de crecimiento del sector de TI, se conseguiría un beneficio sobre el PIB de 3.761 millones de dólares y se generarían más de 6.000 puestos de trabajo sólo en el sector tecnológico.

www.bsa.org