A la presentación del informe acudió Francisco Ros, secretario de Estado para la Sociedad de la Información y las Telecomunicaciones, quien apuntó que “para que haya una adecuada construcción de la Sociedad de la Información en España es necesario que se fomente el uso del software legal. El uso de programas pirata lo único que hace es poner impedimentos a la mejora de la competitividad y la productividad de las empresas españolas y nuestro país no se puede permitir el lujo de crecer bajo esos niveles de inseguridad”.

Por su parte, Luis Frutos mostró su satisfacción por estos datos, y destacó que “este descenso se debe, en gran parte, a la estrecha relación entre el sector de Nuevas Tecnologías y las Administraciones Públicas”. Asimismo, destacó que “reducir el índice hasta el 42 por ciento es un mínimo histórico en España. En tres años hemos reducido en 10 puntos la distancia con el porcentaje mundial, ya que, nosotros hemos descendido en tres puntos, y el índice general ha aumentado hasta el 41 por ciento actual”.

No obstante, y a pesar de la tendencia a la baja, “todavía queda mucho por hacer. Este año se han dejado de ingresar 739 millones de euros y todavía estamos a 7 y 9 puntos de la Unión Europea y de Europa Occidental respectivamente”.

El canal de distribución ha tenido un papel crucial en este descenso. Así, y según Luís Frutos, las diferentes campañas que se han puesto en marcha, como la II fase de Campaña de Software Legal, “han hecho que el índice de piratería en el canal de distribución haya descendido 10 puntos, pasando del 46 por ciento a poco más del 36”.

En cuanto a los objetivos que se ha marcado la BSA para los próximos tres años, Luis Frutos destacó que “nuestra intención es reducir los 9 puntos que nos separan con Europa Occidental. Si se consiguiese, la industria del software facturaría 1.400 millones de euros más y se generarían entre 2.000 y 3.000 nuevos empleos directos de alta cualificación. Es por este motivo por el que “tenemos que seguir potenciando la concienciación del canal”.