La compañía española Zeuseye comercializa un modelo de escáner 3D portátil pensado para ser utilizado con el móvil, con el que es posible escanear cualquier objeto físico y convertirlo en un modelo digital 3D en el ordenador. De este modo, podemos emplear posteriormente el archivo para volver a imprimir el molde con una impresora 3D, o bien, utilizarlo en diseños 3D o animaciones. Su precio de venta recomendado es de 99 euros y por sus características es posible escanear objetos físicos de hasta 12 centímetros de diámetro.

La idea es que el usuario pueda utilizar las imágenes escaneadas en animaciones o diseños y modelados 3D. En su interior lleva acoplada una pila de 9 voltios para poderlo utilizar en cualquier parte sin necesidad de utilizar una toma de corriente eléctrica. En la web es posible ver un vídeo interactivo sobre su funcionamiento con la aplicación Dolly.

El escáner 3D dispone de su correspondiente aplicación para dispositivos móviles conocida como Dolly 3DPS, tanto para entornos iOS como Android. Además, interpreta toda la gama de colores y es posible aplicarle un único color a cada objeto, de cara a poder imprimir el objeto de nuevo con una impresora 3D.

Al adquirir Dolly, el usuario dispone de acceso gratuito a Zeuseye, un almacenamiento online donde poder compartir o vender los modelos 3D.