De hecho, las cifras que maneja la consultora hasta 2018 indican que hasta esa fecha el sistema operativo Android estará presente en el 77,6 por ciento de los móviles, frente al 13,7 por ciento del iOS de Apple. Es decir, dos de cada tres smartphones estarán controlados por el sistema operativo de Google.

En todo caso, IDC cree que tanto Android como iOS registrarán un ligero descenso en ventas durante los próximos años, en favor de Windows Phone que podría ir ganando cuota hasta situarse en el 6,4 por ciento, frente al 3,5 actual. En estos momentos, se estima que Android controla el 80,2 por ciento e iOS el 14,8.

¿Y qué pasa con BlackBerry? Pues que está prácticamente muerto, con una cuota del  0,8 por ciento actualmente que le convierte en un proveedor irrelevante que incluso podría ver reducida su participación en el mercado mundial hasta el 0,3 por ciento en 2018, según IDC.

Una de las justificaciones que encuentra IDC a este previsible crecimiento de Windows Phone tiene que ver con los cada vez más numerosos fabricantes de hardware que apuestan por este sistema operativo. Se trata de gigantes como HTC y Samsung, Lenovo, LG, Foxconn, Gionee, Lava (Xolo), Longcheer, JSR, Karbonn, ZTE, Micromax y Prestigio. Además, también le traerá crecimiento Windows 8.1 con Bing, que ofrecerá a los fabricantes gratuitamente para dispositivos de pantalla menor a 8 pulgadas.

Hasta ahora, sin embargo, prácticamente todos los teléfonos con Windows han sido fabricados por Nokia, ya integrada en Microsoft. La clave para la firma de Redmon puede ser la incorporación de algunos proveedores, como Micromax y Prestigio, marcas muy populares en la India y otros países de la zona BRIC.

Precisamente en estos mercados BRIC (Brasil, Rusia, India y China), IDC predice que las ventas de smartphones se doblen de aquí a 2018. Para entonces, sólo China concentrará casi un tercio de las ventas mundiales, lo que supone una enorme oportunidad para fabricantes y operadores.