Por este precio, Wiko pone en el mercado un smartphone con procesador de dos núcleos a 1,3 GHz, 512 MB de RAM y 4G de almacenamiento interno que se puede ampliar hasta 64GB mediante tarjeta micro SD.

Funciona con Android 4.4, tiene SIM Dual y su pantalla es TFT de 4 pulgadas con resolución de 480x800 píxeles, que puede reproducir más de 260.000 colores. En cuanto a sus cámaras, la principal es de 2 megapíxeles con flash LED y zoom digital con un aumento de 4x, mientras que la delantera, para selfies y videollamadas, es 1,3 megapíxeles.

El móvil, con una batería de 1.300 mAh, tiene una autonomía de 360 horas cuando el equipo se encuentra en reposo, mientras que en conversación llega a 14,4 horas con 2G y 7,6 horas con una red 3G. Por lo que se refiere a conectividad, soporta redes H+ y 3G+, junto con opciones Bluetooth 4.0, USB 2.0 y WiFi 802.11 b/g/n.

Incluye también algunos extras como acelerómetro, brújula (magnetómetro), sensor de proximidad y radio FM estéreo.