Será el modelo Exmor RS IMX230 y se trata de un sensor capaz de enfocar objetos, personas o animales en rápido movimiento. Para ello es capaz de detectar hasta 192 puntos de muestreo, un ratio muy elevado para un teléfono inteligente.

Este sensor avanzado ofrecerá calidad HDR en imágenes en movimiento, con una resolución de 21 megapíxeles, según la propia Sony que adelanta su lanzamiento para el próximo mes de abril y, quizás, lo veamos ya integrado en un smartphone a lo largo del verano de 2015.

La calidad de las imágenes captadas por un móvil difiere en gran medida, dependiendo de las características del terminal. Los Nexus 6, por ejemplo, son una buena muestra de un smartphone con cámaras de muy altas prestaciones.

Los sensores que fabrica Sony se integran en muchos modelos actuales de Apple, Samsung, LG, HTC o Motorola.

La innovación que adelanta la marca japonesa ahora podría suponer un cambio de ciclo para los smartphones que aparezcan a mediados de año y, sobre todo, en la apreciación que tengan los usuarios por las fotos en alta definición.