Lo cierto es que el fabricante dispone de buenos dispositivos Android, pero las cifras no le acompañan, ya que la última estimación financiera proyecta unas pérdidas de 1.900 millones de dólares para su próximo periodo fiscal de marzo, explica la edición estadounidense de PCWorld.

Según Reuters,  Hirai y otros ejecutivos están trabajando en un plan de reactivación para cerrar el agujero financiero que podría incluir no sólo el abandono de los móviles y tablets, sino también la eliminación de sus populares televisores Bravia.

Sony tomó una decisión similar el año pasado, la venta de su negocio de ordenadores personales Vaio. Si se replica un movimiento similar, sería un decepcionante revés dado el gran número de televisores Android y otros dispositivos y otros gadgets que presentó en el reciente CES de Las Vegas.